16 junio, 2017

Academia Venezolana de la Lengua aspira mayor visibilidad social

FacebookTwitterGoogle+EmailCompartir

horacio_biord_castillo_presidente_electo_de_la_avl._foto_marie_fuzeau_ivic

Presidente electo de la Academia, Horacio Biord Castillo, anunció la renovación del estatuto de la corporación. “Ha llegado un tiempo de renovación profunda y realizaciones visibles que darán continuidad a varios años de trabajo sostenido”, precisó

Ser el segundo idioma más hablado del mundo, por unos 500 millones de personas, consolida al español como una lengua globalizada y reafirma la necesidad de proyectar la labor especializada de la Academia Venezolana de la Lengua (AVL) dentro y fuera del país, sin desatender su compromiso con la preservación de las tradiciones y la promoción de estudios formales.

Así lo informó el presidente electo de la AVL para el período 2015-2017, Horacio Biord Castillo, individuo de número de esta organización a partir del año 2008 y jefe del Centro de Antropología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic).

“Nodo y no isla, trascontinente y no archipiélago, nuestra academia y sus consocias deben mirar desde la amplia óptica del lenguaje, la lengua y las manifestaciones literarias, a la trascendencia de su accionar colectivo. En un mundo multipolar y a la vez, universal, el español está llamado a ser una de las lenguas más empleadas y difundidas”, dijo Biord, refiriéndose a la veintena de países donde el español es lengua oficial o mayoritaria.

Asimismo, anunció transformaciones, innovaciones y actualizaciones dentro de la AVL, que le permitirán tener una mayor visibilidad social. “Anhelamos un período de refrescamiento de nuestra corporación, que hoy quiere incorporarse con fuerza a los modos iniciales del nuevo milenio y a las realidades del siglo que nos toca construir. Ha llegado un tiempo de renovación profunda y realizaciones visibles que darán continuidad a varios años de trabajo sostenido”, precisó.

En ese sentido, indicó que el estatuto de la AVL (aprobado en 2005), así como sus reglamentos internos, serán reformados en su gestión, a fin de adaptarse en el corto o mediano plazo a este presente en constante cambio y evolución.

Estudios lingüísticos y literarios

Paralelamente, la Academia seguirá promoviendo los estudios lingüísticos y literarios en el territorio nacional, en particular la dialectología venezolana y su relación con otras lenguas y realidades lingüísticas habladas, como los idiomas indígenas.

Aunque no sea su competencia directa, Biord Castillo, afirmó que la AVL tiene la autoridad moral e intelectual para orientar a la comunidad y asesorar al Estado en la generación de una política lingüística pertinente y coherente. “Estamos frente a un gran reto socioeducativo y de planificación y la Academia no puede ser ajena ni desentenderse de esta situación”.

En el plano internacional, la misión de la AVL también puede ser significativa. Por un lado, estimulando el trabajo en redes para fortalecer una política panhispánica capaz de englobar a todas las naciones que hablan español; por otro lado, apoyando el uso mundial de dicha lengua como uno de los códigos lingüísticos más empleados, al menos en el hemisferio occidental.

“Para que el mundo sea multipolar ha de ser efectivamente universal en su vocación y positiva decisión de reconocer y valorar todas las sociedades, culturas e idiomas, más allá de una mera concepción globalizada de relaciones comerciales y de comunicaciones muchas veces subordinadas a estas. El español parece una de las lenguas más promisorias del futuro”, expresó en su alocución.

Estas nuevas directrices deberá desempeñarlas la AVL sin menoscabo de una de sus funciones primordiales: conservar la memoria oral y escrita del pueblo -referidas a aspectos cruciales como la identidad, los imaginarios, la literatura y las diversas realizaciones idiomáticas- y transmitir ese legado a las nuevas generaciones.

“La AVL debe servir de bisagra y puente entre las tradiciones del país, su preservación y su inserción en la construcción del futuro colectivo de todos los venezolanos. Le reabro sus puertas al país, a esa Venezuela multiforme, pluriétnica, multicultural, multilingüística y pluridialectal”, puntualizó Biord.

Raíces en alto

Entretanto, el presidente saliente de la Academia Venezolana de la Lengua, Francisco Javier Pérez, aseguró en su discurso que la lengua es la médula fundamental de los seres humanos y las sociedades. A su juicio, el mundo está demandando “aportes de amor por el idioma y la ciencia del lenguaje, que nos exige ponernos a tono con el uso de la vida contemporánea. Los ascensos en la lengua siempre nos harán mejores”, dijo.

Igualmente, hizo un llamado a las nuevas autoridades elegidas para asumir las riendas de la AVL hasta el año 2017 para emprender la tarea de revisar el estatuto de la corporación, “gastado por los años y cargado de desajustes, con la finalidad de acoplarlo con las exigencias del tiempo presente y con el funcionamiento moderno que cada vez más se le reclama a una institución tan longeva como la nuestra”.

Una amistad de casi cuatro décadas une a Francisco Javier Pérez y a Horacio Biord Castillo, a quien describió como un “científico social ganado por la lengua y las lenguas de Venezuela, poeta de perfilado lenguaje y altísima espiritualidad y hombre del equilibrio y de tratos amistosos. Ninguno ha sido la sombra del otro sino la luz del otro”, aseveró Pérez.

La junta directiva de la AVL quedó conformada, además, por Rafael Arráiz Lucca en la vicepresidencia, Yraida Sánchez de Ramírez en la secretaría, Rafael Rivas Dugarte como bibliotecario, Carmen Mannarino de Mazzei en la primera vocalía y Enrique Obediente Sosa como segundo vocal.

Creada en 1883 por decreto del expresidente Antonio Guzmán Blanco, la AVL, correspondiente de la Real Academia Española (RAE), es la primera de su tipo instaurada en el país y quinta entre todas las hispanoamericanas de la lengua. Está compuesta por 29 Individuos de Número, 10 Miembros Honorarios, 50 Miembros Correspondientes Nacionales y 50 Miembros Correspondientes Extranjeros.

Horacio Biord Castillo dirige actualmente el Laboratorio de Etnohistoria y Oralidad del Ivic, del cual fue fundador, y también es Individuo de Número de la Academia de la Historia del estado Miranda. Ha escrito dos libros sobre aborígenes de la región centro-norte de Venezuela, seis poemarios y numerosos artículos y capítulos en libros.  Prensa Mppeuct/ Ivic/ Vanessa Ortiz Piñango